La especial relación que Pablo Herrera mantiene con Flavia Fucenecco tras su quiebre amoroso

Por el año 2014 y el cantante Pablo Herrera aceptaba la invitación junto a su hijo para ser parte del reality show Generaciones Cruzadas, sin imaginar el cambio que este traería a su vida de la mano de la modelo Flavia Fucenecco.

Durante su participación en el programa Los 5 Mandamientos, donde asistió junto a su amiga Katherine Salosny, que confidenció lo importante que fue su paso por el programa donde se coronó como ganador.

«Yo había cumplido recién 50 años, ahora tengo como 83. Y pensé que no me iba a afectar, pero fue como ‘wow, tengo 50, qué heavy’. Entonces me ofrecen este reality de padres con hijos, la idea era que yo fuera con Bastián, mi hijo que es músico también. Y lo vi como una muy buena oportunidad para él. Pero la verdad es que quería encerrarme, quería olvidarme, estaba en un momento en que habían pasado muchas cosas en mi vida», partió diciendo al respecto.

Ante lo cual Katherine Salonsy manifestó, «Sus amigos no podíamos creer que Pablo fuera a entrar a un reality. Y lo aconsejamos, ‘no te metas'»; pero el cantante fue claro en sincerar, «De verdad ha sido una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida».

Para después hablar de su ex, «La Flavia fue una de las cosas más extraordinarias que me han pasado. Yo había visto algunos realities que eran muy entretenidos, y dije ‘no, ir a buscar pareja, qué lata’. Y pasaron casi dos meses hasta que empiezo a cachar a la Flavia. ‘Qué nice es’, dije yo, ‘qué amorosa’, y tiene una historia de vida muy especial, ella es huérfana, y además guapísima. Y de a poco empezamos a enganchar, tanto así que hoy en día es una de mis mejores amigas. Salimos de ahí, vivimos juntos tres años, después terminamos», contó Pablo.

Tan amigos son, que incluso Flavia pasó la pandemia viviendo con la mamá de Pablo. «Es que la Flavia es familia, y en un momento ella termina con su pololo y se iba a ir a España y por la pandemia no podía viajar. A mi mamá la teníamos en un hogar porque se había quebrado por décimosegunda vez la cadera que le quedaba, el brazo, todo, y ya estaba por volver y no sabíamos qué hacer, y la Flavia me dijo ‘Ché, ¿y por qué no me quedo yo con tu mamá? Así tengo dónde vivir y después me voy’. Y estuvo como un año viviendo con mi mamá», contó el cantante.