«Es una crueldad apuntarme con el dedo»: Cristián Campos sobre contagio y muerte de Tomás Vidiella

Este miércoles pasado se confirmó el fallecimiento de Tomás Vidiella, destacado actor que a sus 83 años, se contagió de Covid-19. Cabe mencionar que se encontraba hospitalizado hace unos días, debido a complicaciones en su salud.

Vidiella estaba trabajando en la obra de reapertura del Teatro Oriente, «Orquesta de Señoritas», donde compartía elenco con Cristián Campos, quien recordemos, hace unos días dio positivo en el test PCR que le realizaban semanalmente al equipo de la teleserie «Verdades Ocultas», ya que también es parte del elenco.

Todo esto encendió inmediatamente las alarmas, porque casi todos los miembros del musical eran de una edad avanzada, entre ellos Willy Semler y Mauricio Pesutic, quienes también resultaron contagiados.

Aunque en una reciente entrevista con La Tercera, Cristián Campos se refirió a las críticas que ha recibido respecto a una presunta responsabilidad en estos contagios, siendo el más grave el del actor fallecido, Tomás Vidiella.

«Los resultados de los cinco compañeros (del teatro) que dimos positivo ocurrieron de forma simultánea, solamente que el mío fue el que conoció la luz pública. A la luz pública quedó la sensación de que Cristián Campos había dado positivo y que había sido el único», primero comentó.

Agregando que «yo tengo la certeza de que no tuve responsabilidad en el contagio, puesto que yo estuve trabajando en paralelo siempre en la televisión, grabando teleseries, y de los compañeros con los que trabajé durante todos esos días, ninguno nunca se contagió. Así que difícilmente podría haber sido yo el portador, probablemente nunca sabremos por dónde se coló el bicho», indicó.

Bajo este contexto en que dijo haber recibido crueles mensajes a través de redes sociales: «Yo fui el más sorprendido de todos. Me parece una irresponsabilidad y una crueldad en un momento tan doloroso apuntarme con el dedo, en circunstancias en que tengo la certeza de que no fui quién contagió, puesto que no contagié a mis compañeros de la televisión con los que trabajé lunes y martes», expresó.

Por esto espera que esta «polémica tonta de Twitter», no ensucie el «tremendo privilegio que yo siento de haber aprovechado los últimos tres meses con Tomás, haber conversado con él y haber aprendido de él, con eso me quedo yo».

«Todas las mentirillas de Twitter se las llevará el viento y nosotros nos iremos acostumbrando a la ausencia de este hombre esencial del teatro chileno», cerró.