«Nunca pensé en bloquear a mas de 100 personas y sumando»: Marcela Vacarezza respondió a críticas tras adoptar un hijo de dos años

Este dia sábado Rafael Araneda y Marcela Vacarezza contaron a través de una transmisión de Instagram que se convirtieron en padres nuevamente. La pareja adoptó un niño de dos años de padres haitianos y sorprendieron con la noticia en redes sociales.

Benjamín Rafael es el nuevo integrante de la familia, a quien conocieron cuando tenía tres meses de vida e incluso fueron sus cuidadores por bastante tiempo.

“Es un niño maravilloso que nos ha llenado la vida, cayó del cielo, nos ha enseñado que el amor no tiene límites”, señaló Vacarezza, mientras que Araneda añadió que no podría estar más feliz.

“Me siento el hombre más afortunado del planeta. Le quiero agradecer a la Marcela, a mis hijos, familia, amigos, de darle una posibilidad de darle mucho más que una casa, contención, familia, tías, gente que nos ama por sobre todas las cosas”, dijo Araneda en declaraciones recogidas por Glamorama.

Pero esta alegría de la pareja se vio empañada por una serie de malos comentarios en redes sociales, donde entre otras cosas les criticaban que hubiesen elegido a un niño extranjero en lugar de uno chileno.

Vacarezza decidió responder a través de Twitter. “Muchas gracias a gran parte de ustedes por sus cariñosas palabras que reflejan que entienden nuestra inmensa felicidad por nuestro cuarto hijo. Sin embargo, nunca pensé que cuando esto se hiciera público tendría que bloquear a más de 100 personas y subiendo”, escribió.

“Hoy, y nunca más por esta red social, aclararé algunos puntos: Benjamín es un niño maravilloso caído del cielo en nuestra familia; Es chileno, de origen haitiano; Lo conocimos cuando él tenía tres meses de edad y de ahí no nos separamos más”, sentenció.

La comunicadora agregó que “fuimos sus cuidadores y luego de dos años, y de un largo proceso ajustado a derecho, finalmente nos salió la adopción. Todos mis hijos salieron en la prensa cuando nacieron. Esta no es la excepción. Estamos extremadamente felices”.

Marcela finalizó su defensa asegurando que “a aquellos que escupen su mierda (porque no hay otra palabra) sólo darles las gracias por hacerme descubrir que aún tengo capacidad de asombro descubriendo que la miseria humana siempre puede ser más”.